Cámara dual: dos cámaras no son mejores que una

Captura

La telefonía ha llegado a tal punto en el que simplemente mejorar las indicaciones técnicas de los dispositivos no es lo suficientemente atractivo como para ser un reclamo de ventas, es por ello que se deben innovar otros apartados de vista a atraer a los diferentes segmentos que componen los usuarios de estos artefactos. Es por esto en el último año hemos vivido la revolución de los móviles de cámara dual o con pantallas carentes de marcos. Pero, ¿es la dualidad de sensor un punto de superioridad frente a los mono sensores?

Innegable es que los dispositivos con cámara dual son capaces de hacer auténticas virguerías con las imágenes que capturan y que nos aportan unos efectos bastante atractivos, pero lo que el hecho que se nos puede estar pasando por alto es que quizás esos efectos visuales no suponen una mejor calidad de las capturas.

Cámara dual: estrategia de mercado

Como ya hemos explicado con anterioridad en otras publicaciones de nuestro blog, cuando un modelo rompe con la línea de lo habitual en el mercado, se vuelve automáticamente un fenómeno de ventas cuya exclusividad se verá prontamente eliminada al salir modelos con características similares a la de la novedad, porque, por ejemplo, hasta Apple ha hecho el plagio de la pantalla sin marcos en su iPhone X.

Captura
El iPhone X: el nuevo buque insignia del Apple en el mundo de la telefonía móvil.

Esto no quiere decir que la incorporación de la doble cámara sea meramente una estrategia de gancho comercial, pero sin duda que los fabricantes, en general, están más preocupados por aumentar sus ventas que de ampliar la versatilidad de sus dispositivos. De hecho, el desarrollar dispositivos con mejores especificaciones es consecuencia directa de querer vender más, no un amor por la evolución.

Por otro lado, no debemos olvidar que durante mucho tiempo se nos alimentó con la idea de que cuantos más megapíxeles tuviera el lente, mejores imágenes podía captar, produciendo toda una marabunta de personas que se lanzaban como locos a conseguir las mejores cámaras de la telefonía.

Atrás quedó la compra racional en la que se analizaban los apartados técnicos para ver la veracidad de las supuestas calidades, las cuales dependen, en un móvil, de otros factores más ignorados como es el software o la propia apertura de la cámara.

Cámara dual: iluminación

En el mundo fotográfico, sin importar la naturaleza de nuestra cámara, la luz es quizás el factor más importante de todos, incluso más que la calidad del sensor. No olvidemos que la visualización de imágenes en nuestros ojos, y en los de todo ser vivo se basa en la capacidad de recepcionar luces de distintas magnitudes que son las que crean efectos como profundidad, contraste, colores, etc.Profundidad

Es por ello que los expertos en fotografía definen su especialidad como «el arte de capturar luz», y la mejor manera de valorar la importancia de esta y la calidad del lente es cuando la primera se encuentra ausente.

No importa el móvil que tengas, pues aunque cada uno sufre consecuencias de diferentes medidas, no podemos negar que durante la noche o en otras situaciones donde la cantidad de luz en el ambiente es crítica, las cámaras incorporadas en los teléfonos sufren y hacen aguas.

Es aquí donde entra la importancia de la apertura de la lente que no es otra cosa que la cuantía máxima de iluminación que el diafragma del sensor puede abrirse en aras de permitir entrar a la luz, por lo que mirando esto por lo alto, cuanto más grande es el diafragma, mejor calidad tendrá la cámara.

No olvidemos, sin embargo, que porque una cámara tenga una apertura enorme, normalmente con equivalencia a una apertura de F/2, no significa que su calidad sea superior pues seguimos dependiendo de otros factores como el software o el tamaño del píxel que puede conseguirse con el sensor.

Cámara dual: superioridad de la cámara solitaria

Sin duda que los departamentos de marketing han conseguido brillar más en importancia e influencia en el mercado que los propios departamentos técnicos que operan a la sombra de los flujos de caja, publicidad y otras herramientas corporativas que nos bombardean a diario.

Sin embargo, basta con realizar un pequeño esfuerzo de observación para darnos cuenta del temible humo del que los consumidores están siendo presas en una vorágine de adquisiciones en pos de los mejores resultados, pues no olvidemos que según sondeos y otras investigaciones los consumidores priman la calidad de la cámara antes que el resto de características.

Si miramos a los titanes de gama que incluyen la cámara dual, nos encontraremos con el iPhone 7 Plus, Huawei P10 y el más novedoso OnePlus 5, los tres caracterizados como los punteros en el ámbito «técnico publicitario» y, por ende, en ventas.

OnePlus 5 azul
El OnePlus5 que perfectamente podría ser confundido con el iPhone 7.

Todo muy atractivo y especial a simple vista, tomando en cuenta que los consumidores no se detienen a aprender con atención los pequeños detalles que es donde ocurre la magia, sino que se concentran en aquellos apartados que sí resaltan los fabricantes, siendo este hecho muchas veces productor de insatisfacción post-compra.
Sin embargo, por muy bien posicionados que estos modelos ejemplares se encuentren en el mercado, tenemos que decir que en resultados son todo un desconcierto y una decepción tomando en cuenta que hay dispositivos no sólo mucho más baratos, sino que también tienen un sólo sensor con el cual cosechan resultados muy superiores.

Cámara dual: detractores

Quizás el ejemplo más sorprendente para el lector a la vez que para el experto es el Google Pixel: un dispositivo amado por pocos, despreciado por muchos. El principal motivo de esto es que quienes realmente entienden y controlan las prestaciones que un buen diseño te puede brindar simplemente encontraron a su redentor en este dispositivo gracias a una lente de 12.3 Mpx (que es la habitual en todos los móviles normales) que obtienen, quizás, los mejores resultados del mercado gracias a un software muy desarrollado que contiene unos algoritmos especiales de procesamiento que agudizan y perfeccionan la calidad que consigue.

pixel
El Google Pixel: el mejor móvil para fotografías hasta la llegada del S8+.

Por otro lado, hay que mencionar al único dispositivo a la gama alta en nuestros días que sí ha investigado y desarrollado su cámara para ofrecer mejores resultados, ni más ni menos que el poderoso Samsung Galaxy S8+. La clave del S8+ no se encuentra en su precio ni en su nombre, se centra en su apertura f/1.7, sistema de enfoque rápido Dual pixel y exactamente la misma programación que el Google Pixel, siendo este dispositivo el único que miró a los aciertos del pasado de Google para terminar de desarrollar una idea que las limitaciones tecnológicas de esos años caparon el potencial de esta marca.

Samsung Galaxy S8 official
El Samsung Galaxy S8+ supuso una revolución absoluta en las cámaras.

Finalmente, y cuando parecía que Samsung no podía mejorarse a sí misma, saca el Galaxy Note 8 que con una cámara dual sí que tiene resultados increíbles ya que con esta cámara duplica la calidad del S8+, coronándose como la mejor cámara del mercado, además de ser el único terminal en el que la dualidad sí es mejor que un sensor solitario debido a que se desarrollaron todos los apartados necesarios para ello.

galaxy note 8 concept
El Galaxy Note 8 duplica la calidad de cámara en el S8+ para convertirse en la mejor lente dual del mercado.

Conclusiones

Las cámara duales son bonitas, atractivas y nos abren una amplia gamas de posibilidades para tomar fotografías de la forma más novedosa, sin embargo esta nueva capa de opciones no merece, ni por asomo, los sobre precios que se exigen por ellos, ni mucho menos es un paso hacia adelante para motivar a nuestros creadores favoritos de inventar cosas cada vez superiores, exceptuando, en este caso, a Samsung.