Pantalla del móvil rota: 3 cosas que debes tener en cuenta para repararla

No se puede negar que cada vez las pantallas de los móviles son de mejor calidad.

No obstante, a pesar de que son mucho más resistentes que hace algunos años, un mal golpe o una caída pueden hacer que se rompan.

Muchos son los usuarios que después de pocos meses de comprar un móvil necesitan cambiar la pantalla. Por ello, en este post, hemos decidido en hacer un recopilatorio de algunas cosas importantes a tener en cuenta a la hora de cambiar la pantalla de un móvil.

1. ¿Se te ha roto la pantalla o el cristal?

Primero debemos saber detectar si lo que se nos ha roto ha sido sólo el cristal o si ha afectado también a la pantalla. Hay bastante diferencia de precio entre reparar una u otra.

Esto es muy fácil de saberlo. Si sólo se ha roto el cristal, veremos que se ha partido pero la pantalla sigue funcionando igualmente.

Si lo que se ha averiado es la pantalla esta posiblemente deje de funcionar o de fallos, aunque puede darse el caso de que siga funcionando.

No obstante, si se da este caso, el cristal, o digitalizador, podría no estar roto, y puede que la reparación sea más barata.

2. ¿Cristal + pantalla?

El cristal se llama digitalizador porque realmente es el panel táctil. La pantalla es la que nos muestra la imagen, y se encuentra ubicada debajo del panel táctil, o cristal.

Se trata de dos componentes distintos, aunque en muchos terminales, sobre todo los más actuales, para disminuir al máximo el tamaño del smartphone, la pantalla y el cristal son prácticamente un mismo componente, por lo tanto si se sustituye uno, el otro también.

Pero además, es imprescindible hacer una sustitución de todo el núcleo del frontal del móvil, lo que además podría incluir los botones de Android, lector de huella dactilar (si tiene), la cámara frontal, los sensores de luminosidad y proximidad, y el auricular. Es por ese motivo, que cambiar una pantalla ropa puede suponer gastarnos unos 100 euros o más solo en comprar el componente, a lo que habría que la sustitución, que dependerá de si la hacemos nosotros mismos (no aconsejado si no tenemos conocimientos), o si la reparamos a través de un servicio técnico.

3. ¿Pantalla original o pantalla compatible?

Un gran problema que se plantea a la hora de cambiar la pantalla a un dispositivo es si poner una pantalla original o una que sea compatible.

Lógicamente, una pantalla original es bastante más cara que una pantalla que no es original. Un núcleo de la pantalla de un Smartphone original puede costar unos 110 euros, uno no original puede costar la mitad, o unos 60 euros. Hoy en día hay piezas compatibles que son de muy buena calidad, por lo tanto siempre hay que saber dónde adquirirlas. Nunca serán como las del original, pero pueden ser muy válidas.

Si vas a realizar tú mismo la reparación el smartphone tienes las dos opciones. Comprar una pantalla original más cara, o comprar una pantalla no original más barata pero quizás de peor calidad.
Si no te atreves a hacer tu mismo el cambio, lo mejor es que acudas a un servicio técnico.

Lo ideal es que hables con el servicio de reparación para que te comenten si la pantalla es original o compatible y que hable de los pros y los contras de poner cada una. Siempre deben ofrecerte garantía de la reparación, por lo tanto, si la pantalla falla no tendrás ningún problema.
Otra opción, es la de llevarlo al servicio de reparación oficial del fabricante, que instalará una pantalla original. Esta es la opción será siempre más cara.

Por lo general, si tienes un móvil nuevo de calidad, lo mejor es no intentes cambiarla tú mismo por ahorrarte unos euros. La mejor opción suele ser llevarlo a un servicio técnico profesional o al oficial.