Cuidado al retirar un cristal templado, podemos dañar el móvil

Dado a la cantidad de averías que nos llegan por este motivo, hemos decidido escribir un post para aconsejar a la gente sobre los pros y los contra de las pantallas de cristal templado.

Comienzan a surgir en foros de internet especializados en dispositivos móviles, todo tipo de críticas a este tipo de protectores de cristal templado.

Aunque las averías en las baterías siguen siendo el tipo de reparaciones que más efectuamos en bemovil, parece que el los últimos tiempos se están incrementando las averías en las pantallas.

La primera causa de la rotura de pantalla es debido a golpes y caídas, pero curiosamente la segunda causa está relacionada con el cristal templado.

Los usuarios al despegar este cristal templado para quitarlo y reemplazarlo por uno nuevo es una de las causas de la rotura de pantallas, sobre todo en los iphone.

Precisamente, es este afán de intentar proteger el smartphone y vitar daños en la pantalla, componente tan sensible a los golpes y caída, los propietarios de los móviles protegen la pantalla con este tipo de producto.

Realmente es una excelente opción puesto que cumple su cometido, proteger la pantalla.

Además, no tenemos que luchar contra las burbujas como ocurría con los antiguos protectores de pantalla.  También el tacto de los mismos es muy suave y natural e incluso en muchos casos ni se nota que el dispositivo tiene un cristal templado.

No obstante hay que tener sumo cuidado al retirarla.

El cistal templado se adhiere al telefóno y despegarlo puede llegar a ser una tarea algo complicada. Muchos usuarios recurren a la fuerza para retirarlo y esto puede provocar daños en la pantalla del dispositivo.

Al retirarlos bruscamente, pueden llegar a despegar ligeramente la pantalla original de los móviles, sobre todo de los iphone.

A veces incluso puede notarse como las esquinas y extremos del dispositivo al pulsar se aprecia como pequeños crujidos.

Ese pequeño crujido puede deberse a que el protector de cristal templado puede generar un pequeño hundimiento de la pantalla del propio del móvil, provocando un daño que es de vital importancia reparar para que no provoque un daño de mayor importancia a largo plazo.

No estamos diciendo que se dejen usar protectores de cristal templado, de hecho, siempre aconsejamos que se utilicen. Pero si que recomendamos que a la hora de retirarlos no se emplee la fuerza.

Si vemos que no podemos despegarlo sin recurrir a la brusquedad lo mejor es llevar el teléfono a un profesional para que la retire. El cambio de pantalla de un móvil es posiblemente la reparación de móvil más cara por lo que debemos de evitar esa situación a toda costa.