Consejos sobre cómo configurar los dispositivos electrónicos a prueba de los niños

imagen-0

Un reciente estudio elaborado en el Hospital Sant Joan de Déu, en Barcelona, revela que un 40% de los menores de 2 años usa la tableta o el móvil de sus padres con regularidad. Si la edad la variamos hasta los 8 años, el porcentaje aumente hasta el 72% de niños y alcanza el 90% en pequeños de entre 10-15 años.

Es por ello, por lo que se aconseja tomar una serie de medidas para aplicar control y restricciones sobre el uso que los pequeños pueden realizar sobre el dispositivo. Os vamos a comentar una serie de trucos y consejos a seguir para hacer que los dispositivos sean más seguros mientras los pequeños de la casa los emplean.

  1. Bloquear las compras con aplicaciones

Uno de los principales peligros que tiene el dejarle un teléfono a un niño es la facilidad con la que se pueden realizar compras desde aplicaciones y en muchos de los casos, se puede llegar a hacer sin darse cuenta de que se están realizando esas compras.

Muchas aplicaciones llamadas “freemiun”, se caracterizan porque te permiten descargarlas e instalar sin coste alguno, peor una vez instalada, dan la opción de realizar compras dentro de la app.

imagen-0

 

Esto se puede evitar activando la restricción de las compras dentro de las aplicaciones.

imagen-1-

2. Bloquear contenidos no apropiados para niños

Algunas veces, no es suficiente con bloquear las compras en las aplicaciones y es posible que los niños puedan acceder a un contenido no apropiado o que instalen o desinstalen aplicaciones sin ningún control o incluso compartir ubicaciones con desconocidos.

En IOS,  es suficiente con acceder a Ajustes – General – Restricciones y además de bloquear las compras en las app, también podemos restringir el acceso a cámara, bloquear acceso a navegador web e incluso evitar que se instalen o desinstalen aplicaciones.

imagen-2-

Otra opción bastante considerable a tener en cuenta es poner el iPhone o iPad en “acceso guiado” de modo que deja el dispositivo bloqueado en una sola app, sin posibilidad de salir de ella ni volver a la página  principal. Este modo es ideal cuando se quiere dejar el dispositivo en manos de un pequeño y que sólo pueda utilizar un juego o aplicación. Para activar esta opción hay que ir a Ajustes – General – Accesibilidad – Acceso Guiado.

En Android en cambio, los controles parentales se encuentran dentro de Google Play Store en los Ajustes – Controles de usuario. En este menú se puede limitar el acceso a contenidos, apps en función de la edad, etc.

imagen-1-

3. Aplicaciones para hacer del teléfono un lugar seguro para ellos

Si las opciones que nos presenta el control parental no son suficientes, siempre nos queda la alternativa de instalar una app que nos ayude a controlar el uso que hace el menor del dispositivo. En caso de IOS, se pueden instalar aplicaciones como ParentKit o Qustodio. Estas aplicaciones nos permiten establecer unos horarios de uso de la Tablet.

imagen-4

En el caso de Android, las opciones de configuración son mucho más amplias y podemos controlar mejor las actividades que puede realizar el pequeño con el teléfono móvil. Una aplicación muy útil para este propósito es Kids Place, que nos permite crear un área segura para el niño con acceso a unas aplicaciones preseleccionadas y unas funciones elegidas previamente.

Esta aplicación se protege con un código de seguridad de modo que sólo puede ser configurado por el conocedor de este código.

imagen-5-