5 mitos desenmascarados sobre la carga del móvil

Existen algunas afirmaciones respecto de la carga de teléfonos móviles que la mayoría de los usuarios toman como ciertas e intentan cumplir para prolongar la vida del aparato. Sin embargo, las reglas no escritas que se escuchan si un fundamento definido no son siempre ciertas y resulta mucho más eficiente obtener una información veraz para actuar en consecuencia.

Que estos mitos no sean realidad a día de hoy es consecuencia de la gran evolución que han sufrido las baterías de los aparatos electrónicos. Estos cambios tecnológicos han dejado obsoletas afirmaciones que antes sí podían resultar de utilidad. Veamos algunas de esas reglas que ya se pueden pasar por alto debido a su ineficacia.

Primer mito

No use nunca cargadores de una marca diferente a la del teléfono.

Si bien es cierto que el rendimiento puede no se óptimo al utilizar un cargador no específico para la marca indicada, también es verdad que no genera ningún daño al teléfono y puede usarse sin ningún riesgo.

Por esta razón, si desea utilizar cargadores de imitación más baratos, se ve obligado a ello en algún momento o considera oportuno reutilizar el accesorio de carga de otro terminal, puede hacerlo sin problemas. Por otro lado, en caso de requerir una carga perfecta con un rendimiento excelente, se recomienda siempre utilizar los cargadores específicos.

Segundo Mito

Nunca utilice el teléfono mientras está cargando por riesgo de explosión o electrocución.

Se trata de una afirmación totalmente incierta, usted puede hacer uso de su terminal mientras carga sin riesgo alguno. Sin embargo, en este sentido sí se recomienda, de cara a una carga exitosa del teléfono, utilizar cargadores específicos de la marca.

Tercer mito

No deje el teléfono cargando durante la noche para evitar una sobrecarga.

Este mito es cierto solo en parte ya que es verdad que la batería prolongará su vida si se evitan las sobrecargas excesivas. Es decir, dejar el teléfono cargando toda la noche mientras dormimos puede acortar la vida de la batería ligeramente, sin embargo, esto no significa que no se pueda hacer en algunas ocasiones cuando sea necesario. El teléfono cuenta con la capacidad de detener la carga cuando la misma se completa, por ello, dejarlo conectado durante horas en algunas ocasiones no supondrá un cambio considerable en el rendimiento del mismo.

Cuarto mito

No apague nunca el teléfono.

En este caso la afirmación debería ser la contraria. Los expertos en telefonía recomiendan apagar el terminal mínimo una vez por semana o dejarlo desactivado durante la noche para dar un descanso al mismo y conseguir así prolongar la vida de su batería.

Apagar el dispositivo resulta beneficioso tanto para el sistema operativo como para la batería que agradecen un reinicio para restablecer la normalidad en el funcionamiento.

Quinto mito

No cargue el teléfono hasta que la batería se haya consumido completamente.

Este mito es completamente incierto ya que está demostrado que es mucho mejor realizar pequeñas cargas cada día que consumir totalmente la batería para realizar de vez en cuando cargas en profundidad.

Las baterías de litio que utilizan los teléfonos móviles suelen tener establecidos números máximos de ciclos de carga, así, cada vez que se agota por completo se puede considerar consumido un ciclo íntegro volviendo la batería un poco más inestable.

Todas las razones aportadas aquí para desmentir estos mitos se fundamentan en las capacidades reales de la tecnología actual y puede que no sean útiles para los terminales del futuro. Por ello, para cuidar de los teléfonos móviles de forma adecuada es necesario mantenerse informado y no ceder ante opiniones infundadas basadas en habladurías o conceptos ya anticuados.